Sobre caparazones

El machismo es un caparazón prestado donde los hombres habitan. Los hombres no necesitan decir que son hombres más que para defender su orgullo antes las mujeres, que a su vez son artífices del machismo, para que sus hombres "no dejen de serlo", a sabiendas que dentro está un ser tan blando como una tortuga desnuda.







Fuente de la imagen: http://1.bp.blogspot.com/_vEXaMeHFM0E/R4bHc6sVRGI/AAAAAAAABcI/rcMGLQPj5-A/s320/tortuga_escondida.jpg

¿Bienvenido Freddy?


Navegando por ahí uno se topa con cosas buenas. No sé qué dirán los fans acérrimos de Freddy, pero vamos, este hombre, Marc Martel, no solo se le parece, sino que canta muy parecido. Puede ser que la vida, compadeciéndose de lo dura que está, nos ha devuelto lo que nos quitó sin compasión un día.  No sé qué hasta dónde creer en reencarnaciones y vidas pasadas, pero démosle un poco de tiempo para que este Freddy se sienta como en casa, y nos permita disfrutar un poco de su arte y genio.


 

   

Sobre costumbres



No he tenido la oportunidad de leer el Manual de urbanidad y buenas costumbres de Manuel Carreño, según dice esto: 'En ningún caso, en lo tocante a posición social, debe existir una diferencia demasiado notable, siendo mejor que sea superior el hombre. Igual cosa véase en cuanto a cultura general, la que, si no es igual, es conveniente que el hombre sea más culto, debido a su condición de futuro jefe de hogar (sobre idilio, novios y matrimonio)'. Está claro que de buenas costumbres, nada, pues, solo promueve el machismo, donde la mujer queda relegada a ser sombra de un objeto supuestamente culto. Se le podría excusar diciendo que eso es viejo, de hace más de un siglo, pero no es así, aún seguimos pensando (y muchas mujeres lo creen así) que el hombre es el que manda, no importa que sea bruto, pero sí con dinero, que ellas se encargan de parir y sufrir.